Consejos para el cambio de un neumatico

Si tienes un coche, seguramente en alguna ocasión te preguntaste por las funciones que tienen los neumáticos. Siempre es bueno tener unos neumáticos de alta calidad, y para ello la mejor opción de compra será siempre: neumaticos-taller.com, porque es el mejor taller que te encontrarás en la ciudad de Madrid.

Sin embargo, debes tener en cuenta que en algunas ocasiones debes cambiar un neumático por tu cuenta. Por esto te he preparado este post con unos consejos bastante útiles para que puedas cambiar tu neumático de una manera eficiente.

¿Cómo cambiar un neumático?

El cambio de un neumático es un procedimiento realmente sencillo, el cual debes conocer siempre que tengas un coche. Para hacerlo debes seguir estos pasos:

Asegura tu coche

Debes estacionar tu coche en un lugar plano, con el freno de mano colocado, y utilizar elementos de seguridad. Dentro de ellos están las luces de emergencia, el triángulo y un chaleco reflectivo para que los otros conductores puedan verte.

Además, debes buscar las herramientas con las cuales vas a proceder a trabajar, siendo las principales: el gato, el repuesto y la llave. Si tienes tuercas de seguridad, será necesario que saques esta llave también para desmontar el neumático.

Baja la rueda afectada

Antes de subir el coche con el gato, debes aflojar las tuercas un poco en el suelo. Una vez que las tuercas están flojas, es necesario subir el coche con el gato, para proceder a bajar la rueda que se ha pinchado.

Asegúrate de quitar todas las tuercas cuando el coche ya esté en el aire, y al bajar el neumático debes colocarlo debajo del coche para evitar accidentes. Así, en el caso de que el gato llegue a fallar, no tendrás que preocuparte en absoluto por sufrir un accidente.

Coloca el repuesto

A continuación, será el momento de colocar el neumático de repuesto que tienes en tu coche. Atornilla las tuercas nuevamente, para que el neumático quede fijo en su posición antes de proceder a bajar el gato y retirar la rueda que estaba debajo del coche.

Una vez que el coche esté nuevamente en el suelo, será el momento para que termines de apretar las tuercas para asegurarte de que queden completamente firmes. Esto es algo que no puedes olvidar, porque unas tuercas flojas te expondrán a un posible accidente, y la rueda podría soltarse cuando vayas en marcha por cualquier vía.